Google resuelve tus dudas y tú deberías resolver las de otros usuarios

Google resuelve tus dudas
Perro San Bernardo

Como usuario de Google, pregúntate qué sueles esperar del buscador cuando solicitas sus servicios. La respuesta es sencilla: que resuelva tus dudas. ¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuánto? ¿Dónde? ¿Por qué?

¿Qué ejercicios debo hacer para aliviar mis contracturas musculares?

¿Cómo preparar un tiramisú?

¿Cuánto cuesta un lector digital?

¿Dónde venden entradas para la final de la Champions?

¿Por qué el agua hierve a los 100 grados?

Estas y muchas preguntas son las que te llevan a visitar Google, tal vez a diario.

Así las cosas, lo mejor que puede hacer un webmaster para posicionar sus contenidos en Google es precisamente responder a las preguntas que se hacen los usuarios. Se podría decir que cuanto más práctico sea un post, cuantas más dudas resuelva, más posibilidades tendrá de ganar preeminencia en Google.

¿Pero qué entendemos por práctico?

Sí, puede que el término sea algo vaporoso, pero voy a intentar responderlo con un ejemplo. Pero antes te avanzo un lema:

El contenido práctico se lee mucho

Pongamos que la ilusión de tu vida es tener un perro San Bernardo. Cuando eras pequeño, un vecino tenía un ejemplar de San Bernardo y durante cierto tiempo te hartaste –sin éxito– de pedirles a tus padres que te comprara un cachorro. Por las noches te costaba conciliar el sueño pensando en lo mucho que te gustaría tener uno. Ahora que eres mayor, estás tratando de convencer a tu pareja para haceros con un ejemplar, y por el momento tampoco estás teniendo suerte.

Este podría ser un texto muy hermoso en el que tratas de conectar con el lector por la vía de los deseos insatisfechos, de la infancia perdida, de los conflictos de pareja, etcétera. Puede que incluso sea de una gran altura literaria y que conmuevas al lector. Puede que eches mano del humor, la ironía y el suspense. Puede que el relato sea triste o muy divertido, que entren ganas de releerlo… Pero en principio no parece que vaya a leerse tanto como un post en el que su autor, un criador de perros San Bernardo, resuelve dudas como: ¿Qué tal se adaptan estos perros al calor? ¿Comen mucho? ¿Necesitan pasear muchas veces al día? ¿Son agresivos? ¿Hay que cepillarlos mucho? ¿Cuánto cuesta un cachorro con pedigrí? ¿Son proclives a contraer enfermedades? ¿Se marean cuando viajan en coche?

¿Veis a lo que me refiero? Ambos textos giran en torno a una raza de perros, la del San Bernardo. La diferencia es que el primer texto es muy personal, tal vez –como decimos– de intención literaria, y el segundo, por el contrario, resuelve las dudas terrenales que posiblemente tienen las personas interesadas en esta raza. El primer post transmite emoción, pero aporta poca información; el segundo aporta mucha información y posiblemente poca emoción, pero aun así tiene todas las papeletas de ser el más leído de los dos. 

Querido amigo, ten en cuenta que el usuario medio acude a Google no para buscar emoción sino información.

Concluyo: si quieres que te lean muchas personas, céntrate en algún tema que conozcas bien y resuelve las dudas que puedan tener los usuarios sobre ese tema. Analiza cuáles son los posts que más te han ayudado e intenta escribir uno que, en tu opinión, podría a su vez ayudar a numerosas personas.

El éxito, en estos asuntos, consiste en dar respuestas claras, directas y resumidas. Google resuelve las dudas. Si tú también lo haces, vas por buen camino.

Fuente de la imagen

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.