El SEO por sí solo no sirve para mucho

EL SEO por sí solo
Stevia

Son muchas las variables que Google tiene en cuenta a la hora de primar a un sitio en su buscador. Dicen que son más de 200 estas variables. Al ser tantas, tu posicionamiento no va a cambiar mucho de la noche a la mañana, pues debes optimizar muchos parámetros y eso lleva mucho tiempo y dedicación. Por otra parte, el SEO por sí solo no sirve para mucho. Necesitas, antes que nada, hacer lo más importante: generar contenidos interesantes y recurrentes. Ese es un buen punto de partida.

Hacer SEO no siempre es efectivo

Hacer SEO está muy bien, pero de nada sirve hacerlo si publicas un post, un podcast o un vídeo cada dos o tres semanas. Es difícil que a ese ritmo te sitúes en la primera página de Google, sobre todo si tu sitio es de nueva creación.

Por mi experiencia personal puedo afirmar que no hay nada tan productivo como publicar con frecuencia. Los medios de comunicación publican muchas noticias a diario y se encuentran entre los sitios más leídos en Internet. No podemos competir con ellos, pues disponen de un equipo de redacción que elabora contenido diariamente. No obstante, sí está en nuestra mano –en mayor o menor medida, depende de cada persona– publicar tres posts a la semana. A mí siempre me ha ido muy bien publicando a ese ritmo. Lo recomiendo vivamente. Es mejor táctica que obsesionarse con el SEO.

El SEO sin buenos contenidos conduce al fracaso

Algunos –cada vez menos– piensan que el SEO no sirve para posicionar en Google, que el contenido lo es todo. Y otros trabajan el SEO a fondo, convencidos de sus bondades, pero dejan de lado los contenidos, que es a fin de cuentas lo que más valora el usuario. En un término medio está la virtud.

Lo más importante es crear buenos contenidos. La segunda fase está en optimizarlos para SEO. Pero si me dieran a elegir entre contenidos sobresalientes sin hacer SEO o hacer un SEO sobresaliente a partir de contenidos mediocres, elegiría la primera opción. La tarea de Google y de cualquier buscador (Bing, Yahoo, etc.) no es premiar a los posts mejor seoptimizados, sino a aquellos que resuelven las dudas de sus usuarios. De hecho, el SEO pasa inadvertido para el lector medio.

Algunos conejos a la hora de publicar posts

  • Publica al menos tres veces por semana.
  • Evita el thin content (o contenido pobre). Deben ser textos más o menos largos (a partir de 500 palabras estaría bien) y con gran valor informativo.
  • No satures el blog con excesiva publicidad u otras distracciones.
  • Cuida la ortografía y la gramática.
  • Procura que los textos, además de estar bien redactados, tengan una buena maquetación.
  • No tengas miedo a enlazar de manera puntual a referentes de tu sector (influencers, por decirlo en plan fino). Ellos sabrán que los has citado y quizá algún día hagan lo mismo contigo. Para empezar, sabrán que existes.
  • Promociona tus posts en las redes sociales.

Escribe sobre temas que te apasionen

Ya que hemos convenido en la relevancia de los contenidos, más imporantes incluso que el SEO, toca elegir el tema. En este asunto debe ser cada uno quien elija en función de sus gustos. No obstante, voy a poner un ejemplo.

Imaginemos que Manuel Pérez ha trabajado toda la vida como bedel en una universidad y ahora que se ha jubilado decide crear un blog, ya sea para ganar algo de dinero o como entretenimiento. Los nichos mejor pagados son los seguros, los viajes en avión, las finanzas, la tecnología…. ¿Debería escribir sobre estos temas, de los que no sabe nada? No, de lo que debería escribir es sobre aquello que le apasiona. Y resulta que en los diez últimos años ha montado un huerto en su parcela y se ha dedicado a la estevia, que, casualmente, está ahora de moda. (Obviemos que plantar estevia está prohibido en España, o eso creo. Esto es solo un ejemplo). ¿Qué debería hacer, pues? Está claro: aportar sus conocimientos en la materia. Ahí tiene algo importante a su favor: conoce la estevia porque ha trabajado con ella durante un decenio. Otros blogs se limitarán a plagiar a conocidos autores, que quizá también se dedican a plagiar o a reproducir tópicos. Pero Manuel no tiene por qué copiar a nadie ni caer en los lugares comunes, pues él ha cultivado estevia y conoce todos los trucos.

¿Qué debe hacer Manuel? Lo dicho: publicar tres posts a la semana de cierta extensión que aporten valor al lector. Imaginaos los posts:

  • Beneficios de la estevia.
  • Mi experiencia con la estevia.
  • Endulza los alimentos con estevia, etcétera.
  • Etc.

Si optimiza estos posts para SEO, mucho mejor, porque ganará posicionamiento en Google y tendrá más lectores. Pero ya digo: lo importante es transmitir tus conocimientos, resolver las dudas ajenas, compartir tus experiencias. Si otra persona optimiza para SEO un blog sobre estevia en el que se limita a decir lo consabido, es posible que los lectores se decanten por el blog de Manuel, pues detectan que sus conocimientos están basados en la experiencia y en la observación directa y no en la táctica de copiar y pegar.

Solo a partir de buena materia prima tendrá sentido hacer SEO.

En resumen: el SEO es un complemento, un magnífico complemento, por decirlo todo. Pero los contenidos son sin duda lo más importante.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.